Entrevista a Gino Schiona, gerente del Consorzio Imballaggi Alluminio (CiAL)

gino schiona direttore generale cial (2)El principal objetivo de CIAL es alcanzar y superar los objetivoseuropeos de reciclaje”

 Fundado en 1997, el Consorzio Imballagi Aluminio (CIAL), pudiéndose traducir como Consorcio de Envases de Aluminio, tiene, como objetivo principal, el fomento de la recuperación y el reciclaje de envases de aluminio. Gino Schiona, su gerente, nos explica, en esta entrevista, las iniciativas que CIAL desarrolla para que este sector se acerque, cada vez más, a los objetivos marcados por el Paquete de Economía Circular.

  1. ¿Cómo definiría el Consorzio Imballaggi Alluminio (CIAL)?

 

CIAL es una asociación sin ánimo de lucro que se estableció el 6 de noviembre de 1997 con el fin de cumplir con las disposiciones legales en el sector de los envases de aluminio. Por lo tanto, lleva funcionando más de 20 años.

El consorcio incluye y representa a 204 empresas de distintas categorías, principalmente productores e importadores de aluminio, productores e importadores de envases de aluminio y usuarios de los mismos, dentro del territorio nacional.

CIAL, principalmente, fomenta y gestiona el desarrollo de la recogida selectiva de los residuos de envases de aluminio, el transporte para reciclarlos y recuperarlos y monitoriza actividades que reducen la generación de residuos, así como su impacto.

Por otro lado, CIAL, como garante en el campo del embalaje de aluminio, y como miembro de Conai (Consorzio Nazionale Imballagi), ha designado el objetivo de recuperación del 50% de los envases puestos en el mercado.

Tal objetivo se logra a través de la promoción de la recogida selectiva de los envases de aluminio por parte de los ciudadanos y municipios italianos y de los sistemas de logística inversa de materiales para la industria italiana de aluminio reciclado.

Además, CIAL impulsa la recuperación de las bottom ashes (escorias de incineradora), extraídas de los procesos de valorización energética, lo que, a su vez, contribuye a la reducción de los residuos destinados al vertedero; trabaja en la educación ambiental de los ciudadanos y promueve la participación de las empresas asociadas en la prevención de la producción de residuos.

En cumplimiento con lo estipulado por el Acuerdo Marco firmado por CIAL y ANCI (Associazione Nazionale Comuni Italiani), CIAL ha asumido el objetivo de firmar acuerdos con los municipios para la recogida selectiva de envases de aluminio postconsumo.

  1. ¿Cómo se organizan y coordinan las diferentes áreas de la Asociación?

El área principal de la organización es la encargada de la recuperación de los residuos de aluminio, fomentando su recogida selectiva. En 2016, ésta registró una tendencia positiva progresiva, llegando a 53 millones de habitantes en 6.700 municipios.

Ello dio lugar a una recogida neta total de 48.700 toneladas.

De tal cifra, el 64% corresponde al norte de Italia, el 19%, al sur de Italia y el 17% a la zona central.

Otra área que forma parte de la Asociación es la de Logística y Calidad. Hoy en día, contamos con una eficiente red logística que cubre toda la península con 140 centros de clasificación, que gestionan los residuos que han sido entregados por los ciudadanos en la etapa de la clasificación. Así pues, todo el material se analiza antes de pasar a los procesos posteriores.

CIAL cuenta también, por supuesto, con el área de Reciclaje.

El reciclaje es el proceso subsiguiente a la recogida selectiva. Desde CIAL fomentamos aquellas innovaciones técnicas que permitan alcanzar mejores resultados de producción, y en colaboración con todas las fundiciones de aluminio italianas.

Valga decir que para alcanzar un alto nivel de gestión, CIAL ha implementado el sistema ISO 9001, ISO 14001, la certificación OSHAS 18001 y ha obtenido el registro EMAS (n ° I-000492) con referencia al reglamento CE 1221/2009.

  1. ¿Cuáles son los principios de CIAL?

Existen dos principios prioritarios que inspiran la actividad de CIAL. Uno está relacionado con la prevención, que ocupa la primera posición en el orden jerárquico de los sistemas de gestión de residuos, y creemos que la prevención es intrínseca al aluminio. El aluminio no solo es fácilmente reciclable al 100% e indefinidamente, sino que, en todas las aplicaciones, se utiliza minimizando la cantidad con el objetivo de garantizar los rendimientos técnicos previstos para los productos. En el sector del envasado, de hecho, pasa de unas pocas micras de papel de aluminio presente, por ejemplo, en las cajas de bebidas para productos de larga duración, al grosor de las latas de aerosol. Es evidente que usamos todo el material que necesitamos.

El segundo principio es demostrar y explicar cómo el aluminio respeta los principios de la economía circular, de los cuales representa un modelo de referencia.

  1. ¿Cuáles son sus principales objetivos?

El principal objetivo de CIAL es alcanzar y superar los objetivos europeos de reciclaje y, hasta la fecha, éste es un hecho concreto. Estamos totalmente orientados hacia objetivos nuevos y más ambiciosos en términos de recogida y reciclaje, y somos conscientes de nuestra capacidad para alcanzarlos en los términos que se prevén dentro del paquete de economía circular.

  1. ¿Qué actividades e iniciativas lleva a cabo?

Favorecemos la predisposición natural del aluminio hacia los principios de la economía circular a través de la promoción y el desarrollo del reciclaje en todo el territorio nacional.

Para ello ponemos en marcha iniciativas de comunicación y sensibilización de la población a todos los niveles, comenzando por la escuela y con proyectos que involucran a cientos de miles de estudiantes cada año.

También apoyamos los usos y aplicaciones del material cuyas características técnicas completamente coherentes y similares a los objetivos de sostenibilidad ambiental.

Para lograr resultados importantes en términos de recogida y reciclaje de aluminio en todo el territorio nacional, apoyamos a los municipios y operadores de servicios de gestión de residuos a elegir las mejores opciones posibles para garantizar la máxima recuperación en diferentes contextos territoriales, incluso mediante la adopción de las tecnologías más apropiadas para la selección y el tratamiento de los materiales después de la recogida selectiva.

  1. La fase de diseño del producto es muy importante para facilitar el reciclaje. ¿Se lleva a cabo alguna iniciativa al respecto?

Las pautas para un diseño ambientalmente sostenible de los envases de aluminio es un instrumento orientado al mundo de las empresas, los productores y los usuarios, cuyo objetivo es potenciar el rendimiento técnico y ambiental de los envases de aluminio en cada fase de su ciclo de vida.

Es importante, de hecho, ya en la fase de diseño de un envase de aluminio, comprender las formas generales en que se gestionará en las fases posteriores de su consumo, orientándose hacia el reciclaje.

CIAL ha elaborado una publicación nacida como parte de las iniciativas promovidas desde el área de prevención, y está diseñada para estimular e informar a los diseñadores sobre cómo las elecciones en la fase del diseño pueden conducir a la optimización de los envases, incluso con respecto a la gestión post-consumo y los procesos de reciclaje, teniendo en cuenta que los envases de aluminio podrían producirse y reproducirse en un ciclo cerrado sin fin.

Ello representa sistemas emblemáticos y que son principios subyacentes en el concepto de economía circular.

En el siguiente enlace puede descargarse tal publicación en italiano, pero pronto estará disponible una versión en inglés: http://www.cial.it/design-for-recycling-2016/

  1. ¿Qué tipo de empresas forman parte de CiAL? ¿Qué tipo de relación establece con las mismas?

CIAL representa el compromiso, asumido en Italia por los fabricantes de aluminio y los fabricantes y usuarios de envases de aluminio, de buscar soluciones para disminuir, reciclar y recuperar materiales de envase, combinando las necesidades del mercado con las necesidades de protección ambiental.

La legislación italiana obliga a los productores de materias primas y envases a facilitar sistemas de recogida selectiva y reciclaje de envases después de su consumo. Para ello tienen la opción de organizar sistemas de recogida propios, o bien, de compartir responsabilidades a través de sistemas colectivos, como CIAL.

Las empresas que forman parte del Consorcio, aunque operan de forma independiente, comparten responsabilidades y aplican los principios de efectividad, eficiencia y bajo coste para alcanzar conjuntamente los objetivos del reciclaje y recuperación de envases de aluminio establecidos por la ley.

  1. ¿Cuáles son los principales problemas que el CIAL debe enfrentar?

En vista de que los objetivos de reciclaje son cada vez más ambiciosos, será necesario ampliar aún más los tipos de envases que se recogen, incluidas las fracciones más finas y pequeñas que, muy a menudo, durante el proceso de selección, terminan desechadas. Incluso hoy en día, las latas de bebida, como todos los artículos rígidos y semirrígidos, son el producto más reconocido y reciclado; por lo tanto, es necesario promover ,aún más, el reciclado de los otros tipos de envases como láminas delgadas, tapas de yogur, etc.

  1. ¿Qué iniciativas se llevan a cabo para resolverlos?

Para ello, hemos estudiado una nueva campaña de comunicación que promueve la ampliación de los tipos de envases, mediante el reclamo #nonsololattine (#no solo latas). La campaña ha sido lanzada durante los últimos meses a través de las principales emisoras de radio nacionales y de un videoclip a través de la web y las redes sociales.

  1. ¿Qué cambios importantes cree que tendrán lugar en el sector durante los próximos años?

El principio de la responsabilidad ampliada del productor se refiere, actualmente, a mercados y sectores de diversa índole. En este sentido creemos que el sistema colectivo representado por CIAL también puede aplicarse a otros sectores aunque no constituya un modelo de referencia para desarrollarlos.

 

????????????????????????????????????

Perfil profesional

Gino Schiona es el gerente de CIAL (Consorzio Imballaggi Alluminio) desde el año 2000.

Después de haber trabajado como gerente de proyectos dentro de la división de generación de Siemens Power, desarrolló su actividad profesional durante algunos años en Replastic como gerente del área de investigación y desarrollo, una posición que le permitió ampliar significativamente su experiencia en el campo del medio ambiente y la energía. En 1998, como miembro del equipo de trabajo, participó en el proceso de puesta en marcha de Conai (Consorzio Nazionale Imballaggi), y le fue confiado el rol de aumentar su responsabilidad dentro del sistema: desde la gestión de la unidad de negocio de reciclaje y ventas hasta su posición actual dentro del Consorcio.

Posted in Entrevistas, Noticias