Entrevista a Melchor Ordóñez Sainz, director general de ECOEMBES

 

EL ALUMINIO ES UN MATERIAL QUE NO PRESENTA NINGÚN PROBLEMA A LA HORA DE SEPARARLO DEL RESTO DE ENVASES LIGEROS”

Reciclar está en boca de todos. Cada vez más, la gente es consciente de la necesidad de reciclar y recuperar y lo incorpora a su vida diaria con total normalidad. Desde ECOEMBES se llevan a cabo las tareas de recuperación y de sensibilización, con un notable aumento en los resultados en los últimos diez años. El ejercicio pasado, se recuperaron más de 1,3 millones de toneladas de envases ligeros que representan más del 63,3% de todos los envases puestos en el mercado por las empresas adheridas al SIG.

Hemos entrevistado al Director General de ECOEMBES, Melchor Ordóñez para que nos explique cuáles son las actividades actuales que se están llevando a cabo en estas áreas y sus objetivos para el futuro.

¿Quién forma ECOEMBES?

El accionariado de Ecoembes está compuesto por 57 empresas y asociaciones de empresas que integran a todos los sectores que participan en la cadena de valor de los envases: fabricantes y envasadores, distribuidores, fabricantes de materias primas y recicladores.

¿Cuál ha sido su trayectoria profesional?

Comencé en Ecoembes en 1997, como director general. Antes ocupé la Dirección General del Grupo La Casera. Previamente tuve responsabilidades en empresas de construcción y el Ministerio de Industria y Energía como Jefe de Gabinete del Subsecretario y como Subdirector General de Industrias Químicas.

¿Qué prioridades tiene Ecoembes bajo su dirección?

El principal objetivo de Ecoembes es incrementar año tras año los niveles de recuperación de envases y residuos de envases para su posterior reciclado. Para conseguir esto hay que trabajar día a día: implicando a todos los sectores afectados –empresas, administraciones…- y realizando campañas de concienciación ciudadana para sensibilizar al primer y más importante eslabón de la cadena.

¿Qué cantidad de envases se recuperan en España y cuál ha sido su incremento en los últimos 5 años?

Durante el año 2007 se recuperaron más de 1,16 millones de toneladas de envases ligeros y envases de cartón y papel. Esto representa más del 56% de todos los envases puestos en el mercado por las empresas adheridas al SIG.

Desde mayo de 1998, fecha de la publicación del Reglamento que regula la Ley de Envases y Residuos de Envases y coincidiendo con el inicio de la implantación de la recogida selectiva, se han conseguido recuperar más de 8,9 millones de toneladas de envases que no han terminado en vertederos (equivalente a cerca de 650 estadios de fútbol como el Camp Nou repletos de envases).

En relación a otros países de Europa, ¿cómo estamos situados en la recuperación de envases?

Hay que tener en cuenta que varios países de Europa empezaron a implantar el Sistema Integrado de Gestión muchos años antes que España, con lo cual nos llevan ventaja. No obstante, ocupamos una excelente posición en el contexto europeo: somos los terceros en empresas adheridas y estamos en mitad de la tabla respecto a recuperación y reciclaje, por encima, por ejemplo, de Holanda o Suecia.

Respecto a la eficacia de los sistemas integrados de gestión y de los sistemas de depósito para recuperar diferentes materiales de envases, ¿cuál funciona mejor y por qué?

El Sistema Integrado de Gestión (SIG) para envases ligeros y papel/cartón que gestiona Ecoembes cumple ahora una década y podemos decir que funciona razonablemente bien. Ya se recuperan dos de cada tres envases y se reciclan más de uno de cada dos.

Asimismo, el SIG de Ecoembes lleva varios años cumpliendo los objetivos de la Ley de Envases y Residuos de Envases y estamos convencidos de que los datos de 2007 cumplirán las exigencias de la Directiva de Envases 2004/12/CE, que será de obligado cumplimiento a partir del 31 de diciembre de 2008. Sin duda, podemos afirmar que nuestro Sistema Integrado de Gestión es eficiente y está cumpliendo.

Los sistemas de depósito y retorno son otra opción contemplada en la Ley pero sólo es eficaz en determinados envases -como, por ejemplo, los que contienen sustancias tóxicas y peligrosas- y sectores –como, por ejemplo, la hostelería-. Generalizar este sistema sería realmente complejo para el comercio, distribuidores y, también, para los consumidores.

¿Qué camino siguen los envases del contenedor amarillo para su reciclaje?

Primero, los camiones de recogida recuperan el contenido de los contenedores amarillos -plástico, latas y briks- y lo trasladan a las plantas de clasificación. En las plantas de clasificación se separan las diversas fracciones de la bolsa amarilla: los diferentes tipos de plástico (PET, PEAD, film, plástico mezcla…), los metales (aluminio y acero) y el cartón para bebidas. Una vez clasificado, cada tipo de residuo se envía por separado a plantas de reciclado que los transforman en nueva materia prima aprovechable para fabricar nuevos productos. Por ejemplo, a partir de 5 botellas de plástico PET, como las de las botellas de agua mineral, se puede fabricar una bufanda de forro polar.

¿Qué relación mantiene Ecoembes con el sector de la recuperación y, en concreto, con los recuperadores tradicionales, los chatarreros?

La relación de Ecoembes es muy buena con todas las empresas adheridas, con los recuperadores y con los recicladores.

¿Qué sucede cuando el material que se recupera está en malas condiciones o contaminado con otros materiales? ¿Qué soluciones hay?

Pues que se entorpece enormemente el proceso de reciclaje. Uno de los principales problemas que encontramos cuando abrimos una bolsa amarilla, por ejemplo, es que los ciudadanos mezclan envases ligeros con papel-cartón. Estos residuos luego se separan en las plantas de clasificación, pero entorpecen mucho el trabajo y hacen el proceso más costoso.

Tenemos que seguir trabajando para concienciar a la población sobre la necesidad de separar correctamente en sus hogares. Es necesario que se haga una recuperación correcta en el origen: contenedor amarillo (envases ligeros), contenedor azul (papel y cartón) e iglú verde (vidrio).

Centrándonos en el aluminio, y dado que es el material de envase más valioso, ¿cree que es mejor el contenedor amarillo como sistema de recogida o, por el contrario, sería mejor aplicar otro sistema?

El aluminio es un material que no presenta ningún problema a la hora de separarlo del resto de envases ligeros –plásticos y brick-. Las plantas de selección donde llegan los envases del contenedor amarillo disponen de maquinaria que, a través de Corrientes de Foucault, con suma facilidad rescatan los envases de aluminio. Los resultados obtenidos son buenos y no veo necesidad de pensar en un sistema alternativo de recogida para este material.

Finalmente, ¿hay conciencia por parte de la gente de la importancia de recuperar materiales de envase? ¿Cómo puede incrementarse?

Sin duda, los españoles están cada vez más concienciados con el reciclaje. Según el estudio “Hábitos y actitudes ante el reciclaje y la separación de residuos en el hogar 2007”, que elabora anualmente Ecoembes, el 86% de los españoles afirma separar en su hogar algún tipo de envase y residuo de envase del resto de la basura orgánica.

Si se compara este dato con el año pasado, el incremento en el hábito de separar envases ha sido espectacular: se ha pasado de un 73% a un 86%, es decir, 13 puntos por encima. Sinceramente y valorando estas cifras creo que vamos por el buen camino y que la población española está cada vez más pendiente de las necesidades del medio ambiente.

No obstante, no podemos pensar que todo el trabajo está ya hecho. Debemos seguir trabajando con campañas de concienciación en colaboración con las administraciones públicas dirigidas a toda la población y ofrecer la mayor cantidad de información posible a los ciudadanos.

PERFIL

Melchor Ordoñez Sainz nació en Barcelona el 24 de Julio de 1946. Es licenciado en Ingeniería Industrial por la E.T.S.I.I. de Barcelona, Economista (rama Empresa) por UNED e Ingeniero del Cuerpo de Ingenieros Industriales al servicio del Ministerio de Industria y Energía. Durante diez años trabajó en empresas de construcción como Dragados y Construcciones y Obrascón, entre otras. Estuvo seis años en el Ministerio de Industria y Energía, los dos primeros como Jefe de Gabinete del Subsecretario y los cuatro siguientes como Subdirector General de Industrias Químicas. Fue el Director General del Grupo Casera durante diez años. Desde 1997 es Director General de Ecoembalajes España, S.A.

Posted in Entrevistas, Notas